Eine junge Frau sitzt auf dem Fußboden und dehnt sich. Sie trägt eine MalleoTrain Sprunggelenkbandage von Bauerfeind am rechten Fuß. Die Bandage übt bei jeder Bewegung eine sanfte Wechseldruckmassage aus. Diese löst Verspannungen und regt die Durchblutung an.

La articulación del tobillo es una de las articulaciones sometidas a más carga de nuestro cuerpo. Con cada paso, asume numerosas tareas complejas y soporta a la vez todo nuestro peso. Une el pie a la pierna y nos permite subir y bajar escaleras, salir a correr y escalar los picos más altos. Para ello debe ser, al mismo tiempo, estable, resistente y flexible. Dado que la articulación está formada por numerosos componentes delicados y ha de soportar cargas extremas, no es extraño que sea muy propensa a las lesiones. Aquí descubrirás qué cuadros clínicos y síntomas de lesiones hay, cómo se tratan y qué puedes hacer por la salud de tu tobillo.

Bildausschnitt einer Frau, die an einem Sandstrand steht und die Yoga-Übung "Baum" durchführt. Sie trägt eine MalleoTrain Sprunggelenkbandage von Bauerfeind am rechten Fuß. Die Bandage übt bei jeder Bewegung eine sanfte Wechseldruckmassage aus. Diese löst Verspannungen und regt die Durchblutung an.

Dolor en la articulación del tobillo

¿Te has torcido el tobillo y ahora te duele? ¿Se te ha hinchado la articulación del tobillo? Aquí descubrirás lo que tienes que hacer.

La estructura de la articulación del pie

Nuestros tobillos nos llevan a diario de un sitio a otro y, sin embargo, solo muy pocos conocen bien su anatomía. ¿Cuál es la estructura de la articulación? En primer lugar, consta de dos articulaciones principales: la articulación superior del tobillo (o articulación tibioperoneoastragalina) (1) y la articulación inferior del tobillo (articulación astragalotarsiana) (2). La articulación superior del tobillo une el astrágalo con la tibia (3) y el peroné (4). Su función es similar a la de una bisagra, que hace que el pie pueda moverse hacia arriba y hacia abajo. Con ayuda de la articulación inferior del tobillo puedes inclinar el pie hacia los lados y girarlo hacia dentro y hacia fuera.

Anatomie Sprunggelenk - oberen Sprunggelenk (OSG), unteren Sprunggelenk (USG)(2), Schienbein (3) und Wadenbein (4).

Los extremos del hueso están recubiertos con tejido cartilaginoso, con lo que se reduce el rozamiento y se amortiguan los impactos. Puesto que la articulación está formada por muchos huesos diferentes, los músculos y diversos tendones y ligamentos la mantienen unida y la estabilizan.

¿Qué hacer cuando duele el tobillo?

Los dolores en la articulación del tobillo pueden deberse a diferentes causas. Debido a la gran carga a la que se somete, las lesiones de tobillo son algo frecuente. Están casi a la orden del día en el fútbol, pero a veces también se dan por un descuido puntual al limpiar la casa o caminar con zapatos de tacón: el pie se te dobla hacia un lado. Las consecuencias suelen ser distensiones de ligamento o incluso un desgarro de este. En caso de dolor agudo, hay que acudir al médico. Además del dolor por una lesión, los problemas también pueden deberse a dolencias inflamatorias y por desgaste, como artritis o artrosis de la articulación del tobillo. Si sospechas que este podría ser tu caso, también debes acudir sin falta al médico.

 

Según el tipo y la gravedad de la lesión o de la dolencia, el médico te prescribirá tratamientos individualizados. Por lo general, contra el dolor son efectivos el frío, el reposo y la elevación del tobillo lesionado. También resultan útiles los vendajes para la articulación del tobillo. Estos ayudan a reducir los edemas y a estabilizar la articulación.

 

Ayuda rápida en tiendas especializadas

Nuestro vendaje estabilizador de tobillo MalleoTrain, con el que puede actuar contra su dolor, está disponible en una tienda minorista de suministros médicos en tu área, incluso sin receta médica.
Permítenos asesorarte sobre nuestros productos en el sitio.

Todo lo que necesitas saber sobre los vendajes para la articulación del tobillo:

La elección del vendaje u ortesis correctos depende del problema existente. Mientras que en caso de contusión o de esguince se recurre antes a un vendaje, si la lesión es más grave, lo conveniente es usar una ortesis. Lo mejor es que consultes con tu médico o con un experto de una tienda de ortopedia qué producto es el mejor para tu caso.

Aunque en la actualidad los vendajes y ortesis ya pueden comprarse en Internet, antes de hacerlo deberías dejarte asesorar por un experto como, por ejemplo, tu médico. El personal especializado de una tienda de ortopedia también puede darte información sobre qué modelo es el más adecuado para tus molestias y, además, puede decirte qué talla es la correcta para ti. También te podrá explicar in situ cómo colocar el vendaje o la ortesis y responderá a las dudas que puedas tener.

Si existe una justificación médica, tu doctor puede prescribir un vendaje o una ortesis. En ese caso, el seguro médico se hace cargo de una gran parte de los gastos. Tú solo tienes que asumir un pequeño copago, cuya cuantía puede variar según el modelo elegido.

Naturalmente, también puedes adquirir un vendaje u ortesis sin receta, pero entonces tendrás que asumir el pago íntegro.

Un buen vendaje se adapta perfectamente a la forma anatómica del pie. Si observas tu tobillo, te darás cuenta de que la parte interna y la externa tienen formas diferentes. Los vendajes para la articulación del tobillo de Bauerfeind tienen en cuenta estas diferencias para ayudar de la mejor manera posible a cada una de las estructuras de la articulación. Por tanto, el vendaje solo debe utilizarse en el lado adecuado y no cambiarse al otro.

Generalmente, los vendajes pueden utilizarse con cualquier tipo de zapato, desde unas sandalias ligeras hasta unas zapatillas deportivas o calzado profesional. No es necesario un calzado especial.  Solo hay que prestar a atención a que no haya estrechamientos justo en la zona de los acolchados incorporados (almohadillas). En cualquier caso, es aconsejable probarse el zapato con el vendaje antes de dar un paseo más largo con él o de practicar deporte. Si después de una lesión en la articulación del tobillo necesitas una ortesis, se recomienda usar calzado rígido. Con esta combinación, se logran la mejor efectividad y estabilidad.

En principio, aconsejamos no llevar vendajes por encima de prendas de vestir. Un material adicional puede producir rozaduras y evitar que el vendaje haga su función completamente. Solo si está en contacto directo con la piel se da el efecto propioceptivo que proporciona una estabilidad extra a la articulación. Lo mismo ocurre con la sensomotricidad que solo se entrena o se activa así. Llevar una prenda por debajo del vendaje interfiere, además, con la función de determinados elementos que tienen un efecto de descarga, de compresión y de masaje en zonas diferentes y, por eso, debería evitarse.

 

Por el contrario, en el caso de las ortesis, por norma general, se recomienda llevar un calcetín debajo de la pieza.

A diferencia de las ortesis, que tienen que limitar o impedir determinados movimientos de la articulación del tobillo, la función de los vendajes es más bien la de apoyar durante la actividad. De ahí que se conozcan también con el nombre de «vendajes activos»: precisamente cuando hay movimiento es cuando despliegan todo su efecto como, por ejemplo, la función de masaje o la compresión intermitente. Por tanto, dale un poco de libertad a tu tobillo por las noches y no uses el vendaje mientras duermes o durante periodos de descanso más largos.

Consejos para unos tobillos sanos

Hay algunas cosas que puedes hacer para prevenir los problemas en las articulaciones de los tobillos. Como sucede con todas las articulaciones, moverse de manera regular es beneficioso. Solo así se produce una cantidad de líquido sinovial suficiente para la función protectora. Además, una buena estabilidad de la articulación es importante para evitar dolores y lesiones y esta se consigue mediante ejercicios específicos que fortalecen los ligamentos y los músculos, reduciendo así el riesgo de torcedura. Un ejercicio que puedes hacer fácilmente en tu día a día es, por ejemplo, ponerte de pie de puntillas.

 

Otra cosa muy útil es andar descalzo en la medida que te sea posible. Al hacerlo, no solo se fortalece la musculatura del pie y de la pantorrilla, sino que se refuerza también la percepción sensorial, lo que a su vez mejora el equilibrio. Si tienes previsto hacer una ruta de senderismo exigente, puedes aportar sujeción a tus tobillos con vendajes y, así, minimizar el riesgo de torceduras.

También te puede interesar

Vendajes Train de Bauerfeind contra dolores articulares

La terapia de movilidad es crucial para el dolor de espalda y de las articulaciones. Train descarga en caso de dolores y ayuda a mantenerte en movimiento.