Ein junger Mann ist in seinem Garten. Er beugt sich zu seinem sitzenden Hund herunter und streichelt ihn. Er trägt eine Bauerfeind AchilloTrain Sprunggelenkbandage am rechten Fuß.  Diese Bandage entlastet gezielt die Achillessehne.

Con 20-25 cm de largo y 5 cm de ancho, el tendón de Aquiles es el más grueso y fuerte del cuerpo humano. Conecta el músculo de la pantorrilla (Musculus triceps surae) con el hueso del talón (Calcaneus). Su función es transferir la potencia de la pantorrilla al talón. Por ello, las enfermedades o lesiones del tendón de Aquiles provocan problemas considerables al caminar. La causa puede ser un sobreestiramiento o un desgarro (rotura) del tendón, pero también una sobrecarga severa, es decir, una aquilodinia.

¿Qué hay detrás del diagnóstico de la aquilodinia?

Darstellung der Anatomie der Achillessehne bei einer vorliegenden Achillodynie. Achillodynie ist eine recht häufige Diagnose, die schmerzhafte Prozesse der Achillessehne zusammenfasst.

La aquilodinia es un diagnóstico bastante común que resume los procesos dolorosos del tendón de Aquiles. Las personas afectadas sienten un dolor más o menos pronunciado en el tendón (es decir, entre el hueso del talón y los músculos de la pantorrilla) y tienen restringida la movilidad de la pierna en cuestión. En los casos leves, la aquilodinia remite por sí sola al cabo de unos días. Sin embargo, si el dolor del tendón de Aquiles persiste durante un periodo de tiempo más largo, esto indica un desgaste excesivo.

En este contexto, el diagnóstico de la aquilodinia también es frecuente en atletas y se considera una enfermedad típica de los corredores. Los cambios degenerativos, resultado de una sobrecarga prolongada o de una carga incorrecta, se consideran indicios fiables para el diagnóstico. Si la estructura del tendón cambia, puede provocar cuellos de botella en el suministro de sangre y oxígeno, lo que perjudica la curación.

La aquilodinia se produce en una o en ambas piernas. A largo plazo, el tendón de Aquiles pierde su estabilidad y puede producirse una rotura. Esta rotura del tendón de Aquiles se considera la consecuencia más grave de la patología degenerativa.

¿Cómo se desarrolla la aquilodinia?

La aquilodinia es una enfermedad crónica. Esto supone un mayor riesgo de recurrencia de los síntomas, incluso si la persona afectada está libre de síntomas tras el alivio temporal del tendón. Los que corren más riesgo son:

  • Atletas de entre 35 y 45 años
  • Atletas que entrenan mucho en superficies duras
  • Personas con lesiones previas en los ligamentos
  • Personas con deformidades en los pies

Es bueno saber: Tanto los corredores como los deportistas de pelota se consideran un grupo de riesgo. Los hombres sufren la enfermedad con más frecuencia que las mujeres.

¿Cómo se trata la aquilodinia?

Básicamente, hay que aliviar el tendón afectado y, si es necesario, ayudarlo con una cinta o un vendaje. En el caso de los procesos inflamatorios, se pueden adoptar medidas para favorecer la circulación sanguínea y así estimular la curación. Los analgésicos propiamente dichos solo deben tomarse en casos de molestias muy graves y tras consultar con un médico, ya que pueden enmascarar el estado real del tendón. Sin embargo, el dolor es una importante señal de alarma que indica que el tendón de Aquiles está considerablemente limitado en su capacidad de carga y que, si no se hace reposo, las consecuencias graves son inminentes.

El entrenamiento deportivo debe suspenderse durante al menos tres semanas, aunque los síntomas remitan antes. Con la fisioterapia, el paciente puede aprender a estirar los músculos de la pantorrilla y el tendón de Aquiles eficazmente.

Además de tratar la afección aguda, es importante aclarar por qué se produjo la aquilodinia y cómo evitar el riesgo de que se repita en el futuro.

Vendajes para el tendón de Aquiles: Prevención y tratamiento

Ein junger Mann steht in einem Garten. Ein Hund läuft um seine Beine. Er trägt eine AchilloTrain Sprungelenkbandage von Bauerfeind am rechten Fuß. Diese Bandage entlastet gezielt die Achillessehne.

El riesgo de daño permanente de la aquilodinia es alto, ya que el tendón irritado sigue siendo muy resistente, pero también tiene un escaso suministro de sangre, lo que dificulta la curación completa. Por lo tanto, es importante adoptar medidas terapéuticas ante los primeros síntomas, como dolor en la zona del tendón de Aquiles, y prestar apoyo al tobillo durante los periodos de estrés. El uso de vendajes para el tobillo, como AchilloTrain y AchilloTrain Pro, ha demostrado ser eficaz para este propósito.

Especialmente en la fase aguda, el AchilloTrain alivia la tensión del tendón gracias a su talonera integrada. La almohadilla perfilada integrada tiene un efecto de masaje sobre el tendón de Aquiles a través de dos alas y también ejerce presión sobre el tejido, lo que favorece el drenaje de las inflamaciones (edemas) y la circulación sanguínea.

AchilloTrain®

Descarga del tendón de Aquiles mediante cuña para el talón.
El vendaje AchilloTrain despliega mejor su efecto curativo cuando la articulación se mueve.

El vendaje AchilloTrain Pro prescinde de una elevación del talón. En cambio, la almohadilla no sólo actúa sobre el tendón, sino también sobre la transición a los músculos de la pantorrilla. Mejora el metabolismo local, activa la musculatura y mejora la coordinación. Por eso se utiliza, entre otras cosas, como herramienta terapéutica después de una rotura de tendón y de una posterior intervención quirúrgica, para favorecer la cicatrización durante la fase de movilización.

AchilloTrain® Pro

Alivio de las molestias en el tendón de Aquiles mediante almohadilla viscoelástica de fricción.
El vendaje AchilloTrain Pro despliega mejor su efecto curativo cuando la articulación se mueve.