¿Te duele la muñeca cuando la sometes a cargas, está inflamada o su movilidad está limitada? Entonces podría tratarse de una artrosis en la muñeca, conocida coloquialmente como desgaste de la articulación. En el caso de esta enfermedad degenerativa, y por lo tanto irreversible, se va reduciendo el grosor del cartílago, que es el que permite un movimiento sin rozamientos entre las superficies de contacto de los huesos en la articulación. Aquí hay que tener en cuenta: mientras más pronto comiencen los pacientes el tratamiento de la artrosis de la mano, mejor serán las posibilidades de tener éxito para aliviar los dolores a largo plazo y para asegurar la movilidad.

¿Cuáles son las causas de la artrosis de la muñeca?

Darstellung der Anatomie eines Handgelenkes bei vorliegender Arthrose.

Pueden considerarse diferentes disparadores para la artrosis en la mano. Si no hay causas comprobables, se habla de una "artrosis primaria". Los científicos suponen una predisposición hereditaria. Adicionalmente, la probabilidad de que se desgasten las articulaciones se incrementa al hacerse más mayor de la edad.

 

En las artrosis secundarias, el cuadro clínico lo desencadenan lesiones o enfermedades, como por ejemplo la artritis reumatoide y la gota. También la sobrecarga constante puede ser la causa. Precisamente las profesiones que requieren usar mucho las manos se ven muchas veces afectadas por el diagnóstico "artrosis de la muñeca"; entre ellas se cuentan tanto tocar el piano como operar un martillo neumático

Resumiendo, existen las siguientes causas típicas:

  • Desgaste debido a la edad
  • Sobrecarga constante
  • Enfermedades inflamatorias
  • Lesiones de ligamentos graves
  • Fracturas de huesos mal curadas

¿Qué síntomas muestra la artrosis de la muñeca?

El desgaste del cartílago sucede de forma insidiosa y se alarga por muchos años. Los primeros síntomas de una artrosis de la mano son dolores en la muñeca independientes de los esfuerzos. Casi siempre, las personas afectadas sienten un dolor o un ardor. En algunos casos se presenta un dolor por las mañanas con cierta rigidez de la articulación, que puede remitir a lo largo del día. 

 

En la fase siguiente, la muñeca afectada por la artrosis presenta síntomas como molestias cada vez más dependientes de los esfuerzos, que también aparecen en posición de reposo. Al ir avanzando el daño de la articulación, va aumentando la limitación de la movilidad, y en muchos casos también se hinchan las partes blandas que rodean a la articulación.

Quien comience pronto con la terapia para la artrosis de la muñeca puede frenar el progreso de la artrosis en la mano y retrasar una operación, o evitarla por completo

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la artrosis de la mano?

En el marco de un interrogatorio del paciente, y tomando en cuenta el cuadro clínico actual, el médico puede ya establecer un diagnóstico tentativo. Para asegurar el diagnóstico de artrosis en la muñeca se realiza a continuación una radiografía, mediante la cual frecuentemente pueden determinarse el desgaste de la articulación y la gravedad de la artrosis. Si con ayuda de las radiografías no puede establecerse un diagnóstico claro, pueden llevarse a cabo exámenes adicionales, como una tomografía computarizada o de resonancia magnética (CT/MRT).

¿Qué posibilidades de terapia existen para la artrosis de la mano?

Dependiendo de la causa y la fase de la enfermedad, se establece un plan de tratamiento.

Sin embargo, hasta el momento no existe una terapia medicinal para restaurar el cartílago. Por eso, los objetivos principales del tratamiento de la artrosis en la mano son aliviar los dolores y conservar y mejorar la movilidad.

Las medidas de ergoterapia y fisioterapia son medios probados para contrarrestar los síntomas. En el tratamiento tienen prioridad los siguientes elementos:

  • Terapia manual
  • Ejercicios de fisioterapia y entrenamiento funcional para la vida cotidiana
  • Aplicaciones de calor en combinación con vibración, como baños de ultrasonido y parafina, así como compresas y maniluvios

 

Si los dolores de la articulación ya no pueden controlarse en el marco de la terapia conservadora, tienen que considerarse medidas operatorias.

Terapia: Reducir la carga sobre la artrosis de la muñeca con un vendaje para entrenamiento

En caso de sufrir artrosis de la muñeca, los vendajes facilitan la vida cotidiana y permiten moverse sin dolores. Aquí ha dado muy buen resultado el vendaje para entrenamiento de forma anatómica ManuTrain, que soporta, estabiliza y masajea de forma óptima la muñeca en caso de artrosis. El tejido transpirable proporciona una agradable sensación al llevarlo, mientras que las almohadillas incorporadas desvían la presión de los nervios y vasos sanguíneos, y puede contribuir a aliviar los dolores.Dado que el vendaje ManuTrain deja libres los dedos, puede usarse en casi todas las actividades cotidianas. Gracias a la ayuda para la colocación incluida, puede ponerse muy fácilmente con una sola mano.

ManuTrain®

Vendaje para descargar y estabilizar la articulación de la muñeca
Irritaciones, inflamación de las vainas tendinosas, lesiones agudas o desgaste crónico: el vendaje activo ManuTrain de Bauerfeind facilita el entrenamiento para la movilidad que es esencial para el tratamiento del dolor de muñeca.

Ayuda rápida en tiendas especializadas

¿Quieres saber más sobre nuestro vendaje de muñeca y su eficacia?
Aquí puedes descubrir cómo el ManuTrain puede ayudarte con tus problemas de muñeca.