Dolores en la rótula

Causas y tratamientos

¿Dolor de rodilla al utilizar las escaleras o en la práctica deportiva intensa, sobre todo detrás de la rótula? Esto puede deberse a cambios en el cartílago, un desequilibrio dentro de la musculatura o a una postura incorrecta de la rótula. Estas causas pueden desarrollar dolores anteriores de rodilla, aunque se perciban como dolor detrás de la rótula. Afecta principalmente a niñas y chicas en la pubertad, o mujeres jóvenes. A veces los dolores pueden durar meses o años, y en algunos casos son de por vida. En muy raras ocasiones requieren de intervención quirúrgica. En lugar de eso, por lo general los dolores de rodilla se tratan con rehabilitación y medicamentos analgésicos. Sólo con la utilización de ortesis o vendajes ortopédicos ya se pueden aliviar los dolores y asegurar la función de la rodilla.

Causas del dolor en la rótula

Los dolores en la rótula pueden deberse a diferentes factores. De hecho, no siempre se puede determinar una única causa clara: La rótula (patella) puede estar deformada o desviada de su posición ligeramente hacia arriba, hacia abajo o hacia los lados. En ese caso, se ve afectado el desarrollo de los movimientos fisiológicos.

Otras causas del dolor en la rótula son las manifestaciones de desgaste y la artrosis, que pueden hacer que la rótula (patella) se desvíe hacia arriba. El término médico para esta postura incorrecta es "rótula alta" (Patella alta) y se manifiesta principalmente mediante dolor en la rótula, desplazamientos frecuentes de la rótula o derrame en la articulación de la rodilla ("agua en la rodilla").

Además, las alteraciones en la parte posterior de la rótula, o la existencia de desequilibrios musculares por un entrenamiento incorrecto o un calzado deportivo inapropiado, pueden tener también consecuencias dolorosas en la rótula. Otras posibles causas son las caídas o lesiones. A menudo se debe a una sobrecarga por una práctica deportiva excesiva. En este caso se produce una carga más elevada de la que pueden soportar las estructuras afectadas. Una actividad física agotadora, el sobrepeso, y enfermedades como el reúma o la gota también son típicos desencadenantes.

Dolores en la zona de la rótula

Los dolores en rótula los pueden sufrir, entre otros, personas que practican atletismo o deportes de salto. A menudo también se ven afectadas mujeres jóvenes, niñas y chicas durante los brotes de crecimiento de la pubertad. Las molestias se sienten especialmente al utilizar las escaleras, y sobre todo al bajarlas,  las personas afectadas sienten un dolor más intenso, o cuando la rodilla ha estado flexionada durante un tiempo prolongado. Para las personas que sufren esta dolencia, estar mucho tiempo sentado o agachado, o dormir con las rodillas flexionadas puede resultar muy doloroso.

Diagnóstico de dolor anterior de rodilla

El especialista averigua la causa exacta el dolor de rodilla basándose en las molestias descritas y en un examen físico. Por su parte, el ortopeda no solo examina la rótula y la articulación de la rodilla, sino también los músculos, los ligamentos y los tendones ligados a la articulación de la rodilla. Además también comprueba la columna vertebral y la posición de la pierna, así como la forma del pie y el arco del pie. Aparte, el diagnóstico se puede asegurar mediante métodos de análisis por imagen: la forma y la posición de la rótula se pueden valorar con la ayuda de radiografías, y las anomalías en el cartílago, mediante tomografía por resonancia magnética (TRM). Mediante una localización más precisa del dolor y con ayuda del diagnóstico, el especialista puede recomendar las medidas de tratamiento pertinentes.

Tratamiento del dolor en la rótula

Para iniciar el tratamiento es importante proteger la articulación de la rodilla. La ingesta de medicamentos analgésicos solo debe ser temporal. Es muy recomendable el entrenamiento muscular, que sirva para estirar los músculos acortados y regenerar la musculatura debilitada. A largo plazo la rodilla puede experimentar mejoría con fisioterapia y utilizando vendajes u ortesis medicinales. En la mayoría de los casos, estos métodos del denominado tratamiento conservador permiten aliviar las molestias.

Si pese a estas medidas el dolor en la rótula persiste, y afecta a la calidad de vida del paciente, se debe plantear la posibilidad de una intervención quirúrgica. Incluso como medio de apoyo al resultado exitoso de una intervención quirúrgica, las ayudas ortopédicas y la fisioterapia resultan fundamentales.

Prevenir los dolores en la zona de la rótula

Aquellos que cuentan con una vida activa y disfrutan de una práctica deportiva intensa pueden reducir al mínimo el riesgo de sufrir problemas de rodilla. Como norma general, es importante no sobrecargar la rodilla. Ya desde los primeros indicios de sobrecarga (p. ej. ligeros dolores) se debe proteger la rodilla. La estabilización mediante productos ortopédicos medicinales puede evitar, desde la fase inicial, que se produzca un empeoramiento.

Si ya existe dolor en la rodilla, en la medida de lo posible se deben evitar los deportes que impliquen una mayor carga de la rodilla, o que puedan causar caídas sobre la rodilla (p. ej. voleibol o balonmano). ¿No es posible evitarlo completamente? Entonces, como mínimo se tiene que apoyar la rodilla usando vendajes, y en caso de carga de impacto específica (p. ej. voleibol) la rodilla se tiene que proteger. Unos intervalos de reposo suficientes durante el calendario de entrenamiento y la práctica de deportes  como natación o ciclismo pueden igualmente evitar sobrecargas y prevenir dolores en la rótula.

Estabilización de la articulación de la rodilla con productos ortopédicos

En caso de dolores persistentes en la zona de la articulación de la rodilla, así como después de intervenciones en la rodilla, los vendajes medicinales pueden estabilizar la articulación y por tanto contribuir al proceso de curación. GenuTrain® P3 es un vendaje activo que alivia el dolor en los casos de posición incorrecta de la rótula, dolores anteriores de rodilla o en caso de molestias debidas al síndrome de la punta de la rótula. Se puede adaptar individualmente y está fabricada en material muy ligero y estable. Se puede poner y quitar cómodamente. La almohadilla, transpirable y antideslizante, sirve para proporcionar una sujeción óptima en la pierna y descargar la rótula.